Corona y Solidaridad

Conmover

"Bailad, bailad; si no, estamos perdidos" - Pina Bausch

No puedo gestionar lo nuevo con frases y pensamientos prefabricados. 
Lo inesperado es todo aquello que viene desde fuera de nuestra forma de ver y entender. Es un desafío que exige que conectemos con él aquí y ahora. Encontrar refugio en soluciones mágicas puede resultar entretenido, pero no lleva a una solución.
Un plan de vida roto busca nuevos puntos de referencia para re-orientarse. 
No abrirse a la realidad nos deja sin rumbo. Solo cuando la acepto entro en una "relación" con lo que acontece, empiezo a “bailar” con la situación. 
Sí que se puede reaccionar a un imprevisto rápidamente. Generar una respuesta realmente nueva
a una situación es otra cosa y solo es posible después de haber superado la ira que provoca el accidente. Después de que el duelo por lo que ya no será como antes se haya calmado, recién entonces estaremos listos para sentir más claramente quiénes somos y a dónde vamos.
Bailar es posible porque el cuerpo reacciona constantemente a los cambios de la estática del movimiento y en cada nueva posición encuentra su punto de equilibrio. De lo contrario nos caeríamos. Bailar recordando la música pasada sin escuchar la que está sonando en ese mismo instante es una de las formas más frecuentes de no bailar con el presente.
Toda respuesta que proviene únicamente
de nuestro pasado no habita el aquí y ahora. Procesar lo inesperado con viejos patrones no traerá resultados trascendentales. 
Si no aprendo de la situación en la situación, no la comprenderé. Comprendo mis pensamientos sobre la situación y esto no es estar conectado con ella. Pues aún no he comenzado a “bailar” con ella, solo la pienso.
Por primera vez en todo el mundo todos escuchamos la misma música. Pero es nueva y no se deja bailar cómo veníamos acostumbrados. Esta crisis no trae nada nuevo, solo nos confronta dramáticamente con todo lo que hemos desatendido.
Lo esencial, que es la vida misma, nos está desafiando a que lo importante pase a estar al servicio de lo esencial.
Lo que pensamos no es verdad, es solo eso, pensamientos. Pensar que bailo no es bailar y hacer como que bailo, pero sin sentir tampoco. Cuando los pensamientos bailan y tu cuerpo siente y piensa, estarás en contacto con tu esencia.

"Bailad, bailad; si no, estamos perdidos"

Aquí mi aporte solidario